Nuestra Historia

Somos una empresa familiar, fundada por tres generaciones de mujeres: Frances, Claudia y Paulina.

Socias Fundadoras de Grete

Frances es de Argentina, en donde tejer es una parte importante de nuestra vida familiar. Las mujeres aprenden a tejer desde una edad muy temprana, heredando la sabiduría que se les transmite desde sus ancestros. En nuestra familia, las mujeres se juntan a platicar, pasarla bien, y tejer.

A los siete años, Grete, la madre de Frances, la llevó a una pequeña tienda de barrio y le compró su primer ovillo de lana. Estaba a mitad de precio, celeste y descolorado por estar muchas horas bajo el sol en la ventana de la tienda. Pacientemente, Grete le enseño a Frances a tejer hasta que ella pudo hacer una colchita para su muñeca. Tuvo que deshacerla muchas veces, aprendiendo desde pequeña que: "si vas a hacer algo, debes hacerlo bien." 

Frances encontró una pasión en el tejido y ha tejido desde entonces, creando piezas lindísimas que le regala a su familia y amigos, quienes apreciaban muchísimo su trabajo. ¡Ella es tan experta que ni siquiera baja la mirada cuando teje! Sus ocho nietos adoran tanto sus tejidos que tienen una lista de espera, puesto que algunas piezas son mucho más sofisticadas y pueden tomarle meses en tejer. Su familia y amigos siempre querían más, algunos de ellos ofreciéndole a Frances que le querían comprar sus piezas. Y así nació la idea, y Frances, junto con su hija Claudia y su nieta Paulina, decidieron comenzar el negocio.

Nuestra meta era replicar las prendas lindísimas que tejía Frances para que más gente pudiera disfrutar de ellos. Después de año y medio de desarrollar y experimentar con prototipos, finalmente encontramos la suavidad y calidad que buscábamos, y así nació Grete. 

Hemos operado en Guatemala, nuestro país, desde el 2016 y en Estados Unidos desde el 2018.